3171064-64976728-2560-1440

El “milagro” de Barty para ganar Wimbledon, y el “sueño” de Pliskova sigue vivo

La número uno de la WTA, Ashleigh Barty, logró su segundo título de Grand Slam en Wimbledon y el primero en el torneo, algo que parecía difícil tras abandonar el mes pasado el Roland Garros debido a una lesión en su cadera.

Tal como reseñó Mundo Deportivo, la australiana reveló en la rueda de prensa posterior al partido lo inexplicable que fue para ella el poder ganar el Slam británico, luego de su dura lesión en Paris. “Mi equipo no me contó mucha de la información que debería haber sabido. Era una lesión de dos meses. Poder jugar aquí en Wimbledon ha sido un milagro. Creo que que no me lo dijeran muestra lo contrarreloj que íbamos. Jugar aquí sin dolor es increíble”, expresó.

Sobre sus sensaciones, Ash lo ve como algo único e imposible de imaginar. “Creo que es la sensación más increíble que nunca he experimentado en una pista de tenis. Era como que no me lo creía. He trabajado muy duro durante mi carrera con todo mi equipo y con gente que significa lo máximo para poder conseguir mis objetivos y mis sueños. Poder lograrlos hoy es increíble”, agregó.

El sueño sigue vivo

Al otro lado, estaba Karolina Pliskova, quien disputaba su segunda final de torneos grandes al igual que su rival, pero nuevamente se quedaría cerca de levantar un trofeo de Grand Slam.

“Mi sueño va a ser siempre ganar un Grand Slam. Es lo que llevo intentando desde que empecé a jugar al tenis. Sí, he alcanzado algunas metas que tenía, pero este va a seguir siendo mi objetivo”, afirmó la checa, según reseñó la agencia EFE.

Recordemos que Pliskova estuvo cerca de ganar el US Open en 2016, pero Angelique Kerber le negó esa posibilidad en tres sets. “Voy a intentar volver más fuerte. Habrá más oportunidades. Muchas. No me voy a rendir y veremos qué pasa”, señaló, que además no pudo contener sus lagrimas. “Creo que nunca había tenido un mejor momento en mi carrera, por eso estuve más sensible de lo normal. No era mi plan llorar, porque no me gusta llorar en la pista”, concluyó.