Australian Open

Nadal responde a la espectadora que lo insultó y ofendió

Ante una situación inédita, el tenista español Rafael Nadal muestra su caballerosidad y buen humor.

En la segunda ronda del Australian Open, Rafael Nadal derrotó por 6-1/6-4/6-2 a Michael Mmoh.

En el final del segundo set, al saque del español (5-4), una señora en la gradas del Rod Laver Arena comenzó a hablar en voz alta, diciendo vaya uno a saber qué cosa. Los pedidos de silencio por parte de los espectadores llegaron automáticamente. Nadal interrumpe su moción de servicio a lo que las miradas del público, acompañadas de silbidos, van dirigidas hacia la señora en cuestión. “What´s going on?” (¿Qué sucede?).

Acabado el inconveniente, el 13 veces campeón de Roland Garros continúa con lo suyo, y estando a punto de sacar, es nuevamente fue estorbado. “Thanks, Madame. You´re delaying everything”. (Gracias, señora. Está retrasando todo), exclamó el umpire. La misma persona continuaba con sus molestos ruidos, pero esta vez, mirando fijamente al español, le arroja un gesto muy desagradable (el dedo del medio). El agredido responde con risas nerviosas, pues es una situación más que atípica, y la primera vez que le ocurría. Se señala al pecho diciendo “To me” (A mí) y acto seguido se ríe, esta vez la risa es genuina. Como lo cortés no quita lo valiente, el español se dispone a sacar. Nuevamente silencio. Ace de Nadal.

Desafortunadamente la cosa no quedó ahí, sacando 30-0, la señora volvió a molestar, pero para la suerte de todos los espectadores, incluidos los jugadores, fue expulsada de las gradas. Previo a ello, mantuvo contacto visual con el tenista, quien entre risas le hizo un gesto llevándose una botella a la boca. “Let´s play” (Jueguemos) le exclamó Nadal al umpire. Volvió a reinar el respetuoso silencio. Ace.

La conferencia de prensa post partido fue hilarante.

¿Fue al arbitro o fue a ti (el gesto)?

“No, fue a mí. ¿La mujer? A mí me estaba haciendo así (carcajadas de los periodistas). A mí, yo creo. No era al árbitro, era a mí. No sé qué pasó, quizás tomó mucho gin o tequila, no lo sé, pero honestamente fue una situación extraña pero graciosa, hay gente para todo alrededor del mundo”, respondía el español.

Obviamente eso nunca te ha sucedido antes, ¿te shockeó un poco la situación?

“No, para mí fue gracioso, honestamente. Alguien haciéndome “el dedo” a mí por no sé qué razón, estaba sorprendido pero a la vez pensaba “pobre chica, porque probablemente estaba borracha o algo por el estilo, no lo sé”, contestó Nadal.